martes, 7 de mayo de 2019

Mierdas Míticas: Sonic Blast (Game Gear)

Sonic Blast, conocido en Japón como G-Sonic, es un juego programado por Aspect y publicado y distribuido por Sega para Game Gear, saliendo a la venta en Europa y Estados Unidos en noviembre de 1996 y en Japón en diciembre del mismo año. Un año más tarde, Tec Toy se encargaría de distribuir una versión `para Master System en exclusiva para el mercado brasileño. Nos encontramos ante un muy mal juego protagonizado por el erizo Sonic, con muy malos gráficos y un diseño de niveles poco afortunado.



El juego en sí no es muy diferente en estilo a otros de la saga, siendo así un plataformas que intenta ser rápido y que cuenta con  los elementos típicos de la saga, ya sean los anillos que nos proporcionan defensa contra los ataques de los enemigos y trampas del camino, los diferentes monitores con power-ups como escudos, inmunidad o más rapidez, además de las habilidades de los personajes, pudiéndose en este juego escoger entre Sonic y entre Knuckles, siendo los atributos de Sonic la rapidez, el ataque al saltar, el spin dash típico, mientras que knuckles puede escalar paredes y planear. Como es habitual, podremos acceder a niveles de bonus donde encontrar vidas extra, continuaciones o una de las esmeraldas del caos, siendo estos niveles de bonus semejantes a los vistos en Sonic the Hedgehog 2 de Mega Drive, es decir, que vamos corriendo hacia delante cogiendo un número determinado de anillos y esquivando obstáculos del camino.



El apartado técnico es horroroso, sobre todo a nivel gráfico. Y es que se tomó la desastrosa decisión de usar gráficos predenrrerizados en lugar de sprites normales como los otros juegos de la saga, dando como resultado al peor diseño de Sonic de la época y de la historia, un Knuckles algo mejor realizado pero igualmente deficiente, muy malas animaciones, enemigos variados pero mal diseñados y unos escenarios feos a rabiar, variados pero mal reproducidos y con un mal colorido. Lo único salvable son las música y los efectos de sonido, sobre todo los segundos, que están en la línea de otros juegos de la saga.



En cuanto a la jugabilidad, la mecánica principal del juego es la misma que otros juegos de la franquicia, pero sin embargo no es ni un juego ni divertido ni jugable, y todo por culpa de una serie de defectos, principalmente el diseño de niveles y que los sprites de Sonic y Knuckles  son demasiado grandes para la escasa zona de juego, siendo muy complicado evitar trampas y enemigos al no verlos venir. Por lo menos el control es sencillo y la respuesta a las órdenes de la consola rápida. La extensión es la adecuada y la dificultad estaría bien ajustada si no fuera por los defectos del juego, que la aumentan de forma injusta, aunque nunca es demasiada.



En resumen, uno de los peores juegos clásicos de Sonic y para mí también de los peores juegos de la saga de la historia.

2 comentarios:

  1. A mí no me parece tecnicamente malo, es más, opino que es increíble que un hardware así pueda reproducir el mismo tipo de gráficos que los donkey Kong de supernes.

    Lo que si se nota es que a la consola le viene grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Técnicamente hablando no es malo, pero a nivel de diseño artístico me parece un horror.

      Eliminar