miércoles, 1 de enero de 2014

Brave Battle Saga: Legend of the Magic Warrior

Brave Battle Saga: Legend of the Magic Warrior, conocido en Asia como Barver Battle Saga: Tai Kong Zhan Shi y también conocido como Brave Battle Saga: The Space Soldier, es un juego sin licencia programado, publicado y distribuido por Chuanpu Technologies para Mega Drive en 1996, limitándose en exclusiva al mercado asiático, aunque existe una parche que lo traduce al inglés. También hay otra traducción al ruso que recibió el título de Final Fantasy. Se trata de un interesante RPG con un sistema de combate muy similar al visto en la saga Final Fantasy.



Es un RPG clásico en el que debemos recorrer el mundo en que se ambienta el juego visitando ciudades y mazmorras, hablar con la gente que mora en los pueblos y visitar tiendas de diferente índole. Para dirigirnos de un lugar a otro del mundo viajamos por un mapeado exterior al estilo Secret of Mana, pero más lineal donde nos encontraremos con enemigos, aunque en esta ocasión los encuentros no son aleatorios como en un juego de rol de batallas por turnos normal, sino que los enemigos serán visibles en todo momento, pero no siempre es fácil esquivarlos. Estéticamente la perspectiva me recuerda a los combates de los dos Breath of Fire de Super Nintendo, pero su desarrollo es más similar al de un Final Fantasy. Esto quiere decir que son combates por turnos en tiempo real, en el que el turno de cada luchador llegará cuando se llene una barra, que se llenará más rápido según nuestro nivel o atributos, lo que significa que habrá personajes que puedan golpear dos veces en un mismo turno, y lo mismo para los enemigos. Cuando le toque el turno a uno de nuestro héroes, por lo general podrá atacar, utilizar un objeto o realizar un hechizo. La victorias nos dan experiencia que se reparte entre los combatientes, y cuando se alcanza la suficiente se sube de nivel.



El apartado técnico está bastante bien. Gráficamente destaca por los sprites del protagonista y del resto de personajes del juego que, aunque no demasiado grandes, sí que son perfectamente reconocibles unos de otros y con buenas animaciones, y además muchos de los personajes están ripeados de Final Fantasy VI de Super Nintendo o de los Breath of Fire, como Kefca o Nina. Las escenas de batallas también están bastante bien logradas, y los escenarios son coloridos, detallados y bien ambientados. Las músicas no son de lo mejor de la consola, pero suenan bien, están bien compuestas y ayudan a ambientar el juego, y lo mismo se puede decir de los efectos de sonido.



Pasando ya al tema de la jugabilidad, hay que decir que el juego goza de una mecánica sencilla, a lo que hay que añadir unos menús interactivos intuitivos y muy fáciles de usar, con una buena respuesta a las órdenes transmtidas por el pad. También tiene una extensión interesante y la dificultad general está bastante bien ajustada, y además hay que decir que es un juego de rol de una calidad decente y bastante entretenido, con una historia bien trabajada.



La historia del juego se centra en una antigua estación espacial que fue enterrada bajo la tierra siglos atrás después de que fue utilizada para acabar con las civilizaciones anteriores durante la guerra. El protagonista, Tim y su amigos terminan por descubrir que son los únicos que pueden evitar que el mavado Imperio Zak reúna cuatro placas que reactivarían este arma antigua y lo usaría para dominar el mundo.



Y tendrán que conseguirlo en todo un mundo de una extensión bastante interesante. Como en todo buen juego de rol que se precie, contamos con un amplio arsenal de objetos e items que nos ayudarán a lo largo de nuestra misión, entre los que destacan las diversas armas de diferente tipo (según el tipo de luchador al que va destinada), elementos defensivos y también objetos para recuperar puntos de vida, de magia y diferentes medicinas para curarse de estados alterados.



En definitiva, un juego de rol bastante interesante para Mega Drive, que además tiene el sistema de combate más similar a Final Fantasy que se puede encontrar en la consola. Muy recomendable.


6 comentarios:

  1. Me he comprado el juego gracias a tu análisis. Piko Interactive se hizo con los derechos del juego, hizo una traducción oficial a inglés y lo publicó el año pasado. En Europa lo distribuye Pixel Art. La edición está muy cuidada, un lujo, la verdad.
    En cuanto al juego... He tenido una primera toma de contacto de unas horas y me ha cautivado! La historia me está sorprendiendo, graficamente es una pasada y la banda sonora está genial. Con los pocos RPG que tiene Mega Drive,se agradece mucho. Si mantiene el nivel puede ser de lo mejor de la consola de Sega. Comentaré cuando me lo acabe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que está muy bien hecho. Siempre me pareció una mezcla entre Breath of Fire y Final Fantasy.

      Eliminar
    2. Acabo de terminarlo, me ha llevado 25 horas, aunque yo creo que se puede superar en menos.
      Me ha parecido una pequeña obra maestra, ha logrado que le coja mucho cariño a los personajes y a su historia. Creo que está muy bien rematado a todos los niveles. Solo le reprocharía algo más de variedad en la bso, ya que repiten muchos temas, aunque hay algunos que son soverbios. También me hubiera gustado un poco más de libertad en la exploración, fundamentalmente el poder volver a territorios que ya han sido visitados para recuperar objetos o invocaciones que hayas dejado atrás. Una delicia del arte del pixel, consigue crear un universo con una personalidad importante, incluso contando con claras influencias de la saga Final Fantasy o Breath of Fire. Hay que mirar más allá de sus ripeos y apreciar lo propio que regala este juego: es un gran aporte. Uno de los mejores juegos de Mega Drive, sin duda, y un grandioso RPG de los 90. Disfrutarlo en una Mega Drive original, con un buen set up, no tiene precio. Al menos, para mí, ha significado muchísimo este título

      Eliminar
    3. Decir también que es una pena que el juego sea tan poco conocido, creo que poca gente sabe que existe o piensan que es mal juego de entrada, seguramente por el prejuicio de ser un juego no licenciado por Sega y de origen Taiwanés. El juego tiene una calidad increíble, me da que puede ser incluso superior a Pier Solar, juego considerado de culto. Me pasaré Soleil, Shining Force II, Story of Thor y Phantasy Sar IV, los grandes titanes del RPG de Mega Drive (Light Crusader no me llama), y luego veré en qué lugar queda este Brave Battle Saga, de momento deja el listón muy alto.

      Eliminar