martes, 5 de marzo de 2019

Mierdas Míticas: Dragon's Lair (NES)

El Dragon's Lair de NES fue programado por MotiveTime y publicado y distribuido por Sony Imagesoft en 1990, apareciendo también en ese mismo año en Europa de la mano de Epic/Sony Records. No teniendo mucho que ver más allá del protagonista y la historia con el juego original, nos encontramos con un juego de acción y plataformas de pésima calidad por culpa de una dificultad exacerbada y de un diseño de niveles cuestionable.



Controlando a Dirk, el protagonista de Dragon's Lair, nuestro objetivo es abrirnos paso en cada nivel destruyendo a nuestro paso a los enemigos que nos entorpezcan el camino. Para superar cada zona, Dirk es capaz de caminar, saltar, subir por escaleras y por supuesto, atacar con su espada, arma con la que debe eliminar a todos los enemigos que se encuentre. Normalmente nuestra misión consiste en explorar el nivel y eliminar enemigos, pero también en ocasiones debemos encontrar la forma de destruir a un enemigo en particular.



El apartado técnico es muy bueno, y es lo único positivo del juego. Visualmente hablando es muy llamativo, con gráficos muy bien realizados y donde destaca un Dirk de buen tamaño, buen diseño y buenas animaciones, aunque un poco lentas, además de enemigos variados y de buena calidad, y hay algunos realmente buenos. Los escenarios son variados y bastante detallados, gozando además de una magnífica ambientación. La música no llega al nivel de los gráficos, pero está bastante bien y suena de forma decente, al igual que los efectos de sonido.



Pero todo esto se viene abajo cuando entramos en el tema de la jugabilidad. y por múltiples motivos. El control es sencillo y es fácil de manejar a Dirk, pero tiene problemas de respuesta y por culpa de sus lentas animaciones, pero este es un tema salvable. El mayor problema es el diseño de niveles, que es atroz, el hecho de que todo nos daña y es casi imposible evitar a los enemigos, el hecho de que tenemos que barra de vida pero que hay enemigos que nos matan de un golpe, como el dragón de la ¡primera pantalla' Además de muchos momentos donde es imposible o casi imposible saber lo que tenemos que hacer, muchas veces dependiendo de la suerte para descubrir cómo superar un obstáculo, como ese mismo dragón de la primera pantalla. Esto hace que sea un juego de una dificultad demencial en el peor sentido de la palabra.



En resumen, lo que podría haber sido un juego decente se convierte en una experiencia que no desearías ni a tu peor enemigo. Y eso que Hobby Consolas lo puso muy bien en su momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario